Acompañar para el aprendizaje

Como líder debes cuidar el talento de los que trabajan contigo. Está ampliamente demostrado que ofrecer oportunidades para aprender y desarrollarse, hace que la gente se quede y ponga lo que sabe en pro del equipo. El aprendizaje, sobretodo cuando se trata del más formal, requiere pensar en el antes, el durante y el después de la acción formativa. Partir de esta secuencia facilitirá identificar las dificultades y oportunidades.

Una buena estrategia para acompañar es llevar a cabo un pacto. Un trato consensuado, claro y transparente entre lo que se necesita aprender junto con los compromisos adquiridos para llevar a cabo lo aprendido. También incluir en el documento, los plazos y fechas para lograr los objetivos pactados.

La medida propuesta tiene enormes ventajas, entre ellas hacer consciente el proceso de aprendizaje para dirigirlo al día a día y dar más control en el desarrollo profesional de la persona. Para que sea más efectivo y orientado al logro, te hago las siguientes recomendaciones:

  • Incluye en el pacto la evaluación y revisión de los aprendizajes.
  • Asegúrate que las personas claves y los líderes de los equipos están implicados.
  • Invita desde el primer minuto a compartir lo aprendido.
  • Asume y mide el riesgo de poner en práctica los nuevos aprendizajes.
  • Orienta para que identifiquen las barreras de lo aprendido pero también como superarlas.
  • Persiste en el seguimiento de lo pactado.

Medir el impacto de lo aprendido es muy complejo. Aunque, podemos tomar como medida aquello que se hace para que lo aprendido se transforme. Así, continuaremos creyendo en el potencial de las personas.

Un abrazo,

Miguel