¡Lo verdaderamente importante de lo que hacemos!

No es la magnitud de nuestras acciones, sino la cantidad de amor que ponemos en ellas lo que importa

¡Esta cita de la Madre Teresa es una gran lección que nos anima a poner más atención y cariño en lo que hacemos!

A mi me sugiere, que en ocasiones, cuando las personas piensan en grande, se corre el riesgo de quitar el foco de lo pequeño, del presente, de las cosas cotidianas.

Sin embargo, lo que marca la diferencia, es la pasión, el entusiasmo y la generosidad que ponemos en las pequeñas cosas del día a día.

Ofrecer nuestra mejor versión al paciente que se atiende,

realizar con esmero el informe que se debe entregar,

ayudar al compañero del equipo que está sobrecargado

o compartir tu tiempo con la persona que amas,

Son opciones que tenemos a nuestra mano y que nos lleva a experimentar mayor bienestar.

¡Te deseo mucho amor en todo lo que haces!

Un abrazo,

Miguel