Resiliencia

A la hora de enfrentarte a una situación puedes ser flexible como un atleta o ser rígido como una vara de metal.

Si escoges el primero, estás decidido a entrenar una muscultura mental que te acompañará en tu vida. Este músculo es tu resiliencia y la forman muchos componentes distribuidos en pensamientos, emociones y acciones.

Según la RAE, Resiliencia es:

1.Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o situación adversos.

2.Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

Se puede aprender a ser resiliente. Este aprendizaje te permitirá superar de una manera exitosa las situaciones difíciles de la vida.

Bonnano, investigador sobre la resiliencia en la conducta humana, prestó atención al componente cognitivo (i.e. pensamientos) de esta capacidad. Afirmó que “podemos ser más o menos vulnerables a los eventos traumáticos en la medida en como pensamos sobre ellos”.

En nuestra condición de “seres pensantes”, existe el riesgo de no pensar de la forma más adecuada para digerir una experiencia traumática vivida. Preocupaciones excesivas y rumiaciones afectará a la resolución de un evento y por tanto a la salud.

Cambiar cómo piensas, ayudará a poner en marcha otros recursos, que conjuntamente forman la resiliencia.

La tarea no es fácil, pero existen psicólogos preparados para guiarte si así lo necesitas y fortalecerte.

Te animo a ello.

Miguel.