Sobre el buen trabajo

[…] Curiosamente, el adjetivo «bueno» se aplica a tres facetas distintas del trabajo. El trabajo bueno en el sentido de tener una calidad excelente. También puede ser bueno en el sentido de ser responsable y de tener en cuenta sus repercursiones en la comunidad en la que se inscribe. Y también puede ser bueno en el sentido de «estar bien», de tener significado, de parecer correcto y de ofrecer sustento aun en condiciones difíciles. Si la educación es preparación para la vida, en muchos sentido es preparación para una vida de trabajo. Todos los educadores deberían preparar a los jóvenes para una vida marcada por el buen trabajo

Gardner, H. (2005). Las cinco mentes del futuro, un ensayo educativo. Barcelona: PaidósAsterístico

Deja una respuesta